Cuestión de Confianza

Estoy delante de una puerta a la que siempre me dirijo en cada situación de la vida: la puerta de la decisión. Al llegar me encuentro un guardián que la custodia con una peculiar forma de actuar. Hay veces que me invita a pasar y otras en cambio me disuade de hacerlo, bien ensanchando la puerta hasta transformarla en un campo abierto o por el contrario encogiéndola hasta dejarla como una rendija casi infranqueable.

Tras repetidos encuentros con este centinela, he reparado en su ciega obediencia hacia mí, que soy claramente el que “decide”, tanto su forma de actuar, como el tamaño de la puerta y el simple hecho de traspasar o no su umbral. Esto es lo que he descubierto: mi curioso guardián es mi conciencia, que unas veces está más abierta, entregada y decidida y otras está más cerrada, parada y retraída. La puerta parece ser también mi conciencia que igualmente se expande o se encoge ante las distintas situaciones de la vida. Y el caminante que traspasa o no la puerta resulta que también soy yo mismo: cuando avanzo decidido y entregado hacia lo desconocido, me siento conectado con lo que soy (YO SOY) y cuando me paro y me conformo con lo conocido, me conecto con lo que aparento (mi EGO).

Me doy cuenta por tanto que, decidir avanzar o pararme en una situación es “cuestión de confianza”: avanzo si confío en lo des-conocido, aquello que ahora me está “velado” por así decirlo y traspaso su velo abriéndome a la intuición; me retengo cuando es la razón la que se aferra a confiar en lo conocido y limitado, cerrando la puerta y con ella la posibilidad de abrirme a lo desconocido e ilimitado.

 

Relacionados
¿Qué Soy?

Una sencilla metáfora me ayuda a darme respuesta a mi pregunta: imagino que mi cuerpo es una cámara fotográfica, que mi alma es la película sensible alojada en su interior y que mi espíritu es el artista que mira a través del visor. Cuando, guiada por la mano del artista, la cámara se abre a […]

Cuando escucho, siento cómo habla el Silencio

He bajado el volumen de mis pensamientos y apaciguado mi mente. Mi voluntad se entrega, igual que un niño en brazos de su madre. Ha sido entonces cuando he sentido un poder cotidiano, accesible y disponible: EL PODER DE LA ESCUCHA. Tan accesible que en este mismo instante me permite escribir estas líneas y seguir […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *