Agradece un SÍ y agradece también un NO

Resulta paradójico, pero este título es adecuado siempre, esté donde esté y haga lo que haga.

Encontrarme con un  como respuesta, me confirma en lo que estoy pidiendo, haciendo o pensando. Me confirma el camino y el momento, me confirma el aquí y el ahora.

Encontrarme con un NO como respuesta, me lo tome como me lo tome, también me facilita las cosas. En este caso, el NO, me confirma que ese no es el camino, o no es el momento, o ninguna de las dos cosas a la vez. Ese NO, aparentemente tan brusco, me conecta entonces con mi PODER DE ELECCIÓN, de moverme hacia otra posibilidad, otro camino u otro momento en los que mi energía puede tener un resultado más adecuado para mí. Mirándolo con detenimiento, es como si el NO fuera más efectivo que el SÍ, porque no solo me reconduce el aquí-ahora sino que me conecta con mi PODER DE ELECCIÓN.

Esto me hace recordar que los niños cuando empiezan hablar una de las primeras palabras que aprenden y practican con más frecuencia es NO. ¿Me está facilitando las cosas mi hijo cuando me dice NO?

 

Relacionados
Tras las huellas de la realidad

Ayer me olían las manos a ajo. Lo primero que me vino a la mente fue un recuerdo: había estado pelando y partiendo ajos hacía un rato y una reflexión posterior me trasladaba que no me las había lavado bien después. Volví a acercármelas a la nariz, pero esta vez la mente no me trajo […]

Germinando con el coaching

Resulta sorprendente ver cómo entra y cómo sale el cliente en las sesiones de coaching. Cada uno a su manera, a su ritmo y siguiendo su propio proceso, acaba “germinando”. Esta palabra es, a mi modo de ver, la que mejor describe lo que pasa en esos sorprendentes encuentros, porque siempre hay un “añadido”, un […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *